Un día como hoy, hace exactamente 16 años, Boca le daba un baile tremendo a River. El Xeneize jugó el amistoso con un equipo suplente y el Millonario con su habitual equipo titular. Los pibes goleaban 4 a 0 y a los 15′ ST el partido se suspendió por incidentes entre ambas parcialidades.

El partido se jugó en el marco de los clásicos amistosos de pretemporada para llegar bien de cara al inicio de torneo, en la bella ciudad de Mar del Plata. Nuevamente, un partido de verano se vio manchado por la violencia entre las hinchadas. Era un partido que iba a quedar para la historia si se completaban los 90 minutos. Lamentablemente, quedó en la historia por los hechos en las tribunas…

Todo era color azul y amarillo, Boca estaba humillando a River en el campo de juego. Los pibes tocaban, hacían correr la pelota y generaban muchas ocasiones de gol. Por su parte, River era un desconcierto. Una de las imágenes del encuentro, es del arquero Ángel Comizzo levantando los brazos como pidiendo explicaciones a sus defensores y hasta discutió con Matías Lequi y Celso Ayala. En otra parte del campo, también andaban a los gritos Eduardo Coudet y Guillermo Pereyra.

Tal fue el dominio absoluto de Boca que a los 20 minutos de haber iniciado el encuentro ya estaba ganando por 3 a 0. A los 4 minutos, el conjunto dirigido por Óscar Washington Tabárez se ponía en ventaja con un Ariel Carreño que estuvo intratable durante toda la noche – o lo que se jugó de ella -.

Ocho minutos más tarde, a los 12, tras un remate nuevamente de Carreño, Comizzo daba un rebote largo y el pelado Omar Pérez ponía el 2 a 0. Boca pasaba por arriba a River que no encontraba respuesta. El tercero no iba a tardar en llegar. A los 17 de la primera parte, el Chelo Delgado estiraba la ventaja con un remate seco desde afuera del área.

Fueron 20 minutos inolvidables de Boca con un fútbol de altísimo nivel. River tuvo las suyas con Juan Eduardo Esnaider y Willy Caballero – que debutaba aquella noche – le contuvo un penal a Daniel Fonseca cuando el partido estaba solamente 1 a 0.

Ya en la segunda mitad, Boca seguía dominando el juego y tocaba de una lado para otro, nunca sobrando al rival. Los incidentes en la tribuna ya comenzaban y la suspensión del encuentro estaba al caer. Rápidamente, a los 4 minutos, Carreño definitivamente sentenciaba el encuentro con el cuarto gol. Lo curioso de este gol, es el festejo del, en ese entonces, juvenil de 22 años. De la emoción y la alegría que tenía, salió corriendo, se sacó la camiseta y abrazó al lineman Ernesto Taibi. La imagen del super, era Carreño festejando con el juez de línea y detrás los incidentes en la tribuna de River.

Mucho más el encuentro no duraría. A los 15′ del complemento, Hector Baldassi decidió suspenderlo por la gravedad de los incidentes entre las tribunas. La policía reprimía con gas lacrimógeno y el caos se apoderaba del José María Minella.

Más allá de la violencia, el 26/01/2002 quedó marcado como el día que Boca bailó a River con los pibes y que River… abandonó.

Formaciones:

Boca (4): Willy Caballero; José María Calvo, Kily González, Diego Crosa, Clemente Rodríguez; Sebastián Battaglia, Gustavo Pinto, Omar Pérez, Walter Gaitán; Ariel Carreño y Chelo Delgado.

DT: Óscar Washington Tabárez.

River (0): Ángel Comizzo; Pedro Sarabia, Celso Ayala, Matías Lequi, Ricardo Rojas; Eduardo Coudet, Guillermo Pereyra, Esteban Cambiasso; Ariel Ortega; Juan Eduardo Esnaider y Daniel Fonseca.

DT: Ramón Díaz.