Recientemente, el delantero colombiano Sebastián Villa comunicó a los medios de prensa algunos detalles sobre sus origenes, así como también expresó el cómo su fe cristiana le ha motivado desde siempre a seguir adelante pese a las adversidades.

Hasta los diez años, comía nada más una vez al día. Algún pedazo de chicarrón, de arroz, de lentejas o de lo que hubiera. Lo más doloroso era ver a mi mamá y a mis hermanos sufrir. No me da pena contarlo. De hecho, estoy muy orgulloso de la familia que me tocó, y más aún de poder ayudarlos a salir adelante” aseguró en declaraciones para el diario argentino Olé.

Así mismo, aprovechó para hacer un breve repaso sobre el principio de su carrera como futbolista. “No tenía plata para viajar a entrenar. Un día vendí un pedazo de chatarra y me dieron 8.000 pesos colombianos. Recién ahí pude ir a entrenarme para hacer las pruebas y quedé seleccionado en Tolima”, mencionó.

Por último, le dio una gran importancia a su fe, que considera  una de sus principales motivaciones para el día a día: “los domingos, en vez de descansar, si puedo, voy a la iglesia. Ahí la gente me reconoce, me saluda, me brinda mucho cariño. Además tengo muy buena relación con el pastor, que es hincha de Boca… Y leo siempre la Biblia. De hecho, hasta la tengo descargada en mi celular. Hay una frase que la tengo muy presente, que me acompaña en todo momento, y que me ayuda mucho a seguir con vida: Si el señor está conmigo, ¿quién contra mí?”, concluyó.