Nicolas Castro, joya de Newells, festeja su gol

Boca, centro de grandes juveniles apuesta a futuro en numerosas ocasiones por pibes a los que se les ve talento. En este caso, el apuntado es una joya del club rosarino. Desde que llegan al club los empiezan a tratar como profesionales enfocandolos en la puesta a punto para que lleguen a Primera.

Lamentablemente muchos no llegan a disputar partidos con la primera del club, sino que son vendidos al exterior o a otros clubes de Argentina, ya se primera o divisiones menores.

Cada jugador es una apuesta a futuro y se trabaja de la mejor forma posible para que el proyecto se pueda concretar.

9 de Julio de Rafaela se había armado fuerte para pelear el Federal B del año pasado, pero le había ido peor que nunca y cuando faltaban varias fechas para el final se encontró peleando por no descender.

Marcelo Werlen, el técnico de ese momento y actual coordinador del club, decidió apostar por los chicos de las Inferiores y Nicolás Castro, que tenía apenas 16 años, debutó.

Con él, Nueve de Julio ganó tres de los últimos cuatro partidos y empató el restante. Y se salvó de perder la categoría.

Varios fueron los clubes que se interesaron en la joya juvenil en ese momento. Lo fue a ver Oscar Regenhartd, el descubridor de talentos que trabajó en Boca y ahora está en Patronato. Lo siguieron también Talleres y Atlético de Rafaela. Newell’s puso alrededor de 15.000 dólares por el 80% del pase y se lo llevó para Rosario

LA NUEVA JOYA DE BOCA

Nicolas Castro, nueva joya de Boca.

El elegido es Nicolás Castro, de 17 años. Por la insistencia de sus padres, a partir del próximo año jugará en Boca. La operación será a cambio de 120 mil dólares por el 80% del pase que tiene Newell’s; mientras que el 20% restante está en manos de 9 de Julio de la ciudad de Rafaela.