Hay jugadores que han pasado sin pena ni gloria por Boca Juniors; hay otros que, sin embargo logran consagrarse un puesto imperturbable en la historia en el club. En este momento, no queda duda de que un jugador que se está ganando ese puesto es Darío “Pipa” Benedetto.

Y es que, si a estadísticas nos vamos, ha sido el Pipa quien más goles ha convertido en los últimos años, convirtiéndose en el máximo generador de alegrías entre la hinchada. Además, cabe resaltar que no ha sido por poco. Con un total de 42 goles en 58 partidos oficiales desde su debut, el jugador lleva en este momento el mismo promedio que Martin Palermo. 

Dicho título no es poco. Palermo es conocido por lograr consagrarse como el máximo goleador en la historia de Boca Juniors, en diciembre de 1998. De hecho, desde sus comienzos en el xeneize en 2016, Benedetto manifestó en reiteradas ocasiones que éste era su ídolo, por lo cual, podría decirse que ya es un hecho que está siguiendo sus pasos.

Por otra parte, un detalle interesante del gol ante Godoy Cruz el domingo pasado, es que Benedetto marcó una línea de superación personal, dado que, también en sus inicios, fallos contra el equipo mendocino provocaron que la crítica se cuestionara si estaría a la altura de Boca.

Ha pasado poco más de dos años desde que la era de Benedetto en Boca comenzó y han habido tanto momentos altos como bajos. Pero, analizando objetivamente la situación actual, las cosas sólo apuntan a que seguirán mejorando. En la actualidad es el candidato predilecto para ser el capitán del equipo en caso de que Carlos Tévez abandone la titularidad.

Así mismo, es necesario destacar que Bendetto fue los pocos jugadores que salió exento de críticas tras la derrota ante River Plate en la final de la Copa Libertadores 2018. Incluso ha sido meticuloso a la hora de comunicarse con la hinchada xeneize. Puesto que, cuando comenzaron a circular rumores sobre su salida, fue sincero al decir que “Yo al hincha de Boca no le voy a mentir nunca. Las ofertas las escucho y si bien yo de Boca no me quiero ir, siempre tengo que dejar la posibilidad porque el fútbol es así”, algo que ha sido muy bien valorado por los fanáticos.

Está muy claro que la carrera del Pipa se encuentra ahora en uno de sus mejores momentos y todo apunta a que seguirá así por lo menos esta temporada que recién está empezando. ¿Será el nuevo símbolo que adornará La Bombonera? No sería demasiado sorprendente que la directiva así lo decida, se lo ha ganado.