Esta semana se ha dicho mucho sobre la intención de Gustavo Alfaro de reforzar la defensa de Boca Juniors. El empate contra Newell’s fue una muestra clara de que, más que un capricho, se trata de una necesidad urgente en el club, que se encuentra flaqueando en defensa.

Se habló de la posibilidad de que fuese Lisandro López, un viejo conocido de Alfaro en sus tiempos en Arsenal de Sarandí, el elegido para esta importante misión. Bueno, resulta que eso ya se materializó en una realidad. El día de hoy o mañana López se realizará sus respectivos examenes médicos, para, finalmente, unirse a las filas del xeneize.

Una vez hecho esto, sólo le quedará firmar el contrato para empezar a vestir la casaca azul y oro. Por lo tanto, hay una posibilidad muy alta de que el jugador haga su debut este jueves en el partido de Boca contra San Martín, el cual fue postergado debido a la Copa Libertadores.

La importancia de este traspaso viene potenciada debido a la inesperada lesión de Paolo Goltz. Esto dejó a Alfaro con la necesidad de conseguir un nuevo zaguero, lo cual se sabe que aceleró las negociaciones por el argentino.

Sumada esta incorporación a las recientes de Junior Alonso y Kevin Mac Allister, la plantilla boquense puede verse más sólida en lo que se refiere a defensa. En caso de que no se concrete la salida de Emmanuel Mas, es de esperarse una mejora sustancial en el desempeño del club, al menos por ahora.