Hace pocos días se mencionó que, con el traspaso de José Luis Palomino caído, por cuestiones financieras, Boca tendría que buscar el nuevo central en otra parte. Debido a esto, el nombre que empezó a sonar con fuerza en todas partes es Lisandro López.

El día de ayer las cosas dieron un giro inesperado. Puesto que Paolo Goltz ha sufrido una lesión que lo dejará fuera de la cancha por al menos un mes. Esto no le ha sentado demasiado bien a la planificación boquense, que esperaba contar con el jugador. Pese a que en este momento se está tanteando su salida a tierras mexicanas. “Si se va un jugador, tenemos que reemplazarlo”, dijo Gustavo Alfaro en una conferencia.

Ante esta situación de urgencia, las negociaciones por López se han acelerado de lleno, hasta el punto en que el trato podría cerrarse oficialmente dentro de unas horas.

Como bien se ha comentado, Boca tiene  en este momento ciertos huecos en defensa. Alfaro está muy consciente de esto y por ello lleva un tiempo buscando reforzarla. Lo cierto es que con Lisandro Magallán y Leonardo Balerdi fuera de juego, la eficacia de lequipo se ha visto muy comprometida.

La llegada de el “licha” al equipo oxigenaría la falta de zagueros presente en la primera línea de defensa. López se incorporaría a préstamo en el club argentino por un año con opción de compra. Dado que Alfaro lo conoce de su época en Arsenal, está claro que, si lo ha escogido, es porque tiene fe absoluta de que un futbolista de su calibre es lo que necesita el xeneize en este momento asegurarle buenos resultados al equipo.