El Certamen del segundo encuentro copero entre los máximos rivales del fútbol argentino se puso en riesgo. Se conoció a través de los medios que el Gobierno de Mauricio Macri aseguró que como medida preventiva, la semifinal por la vuelta de la Copa Libertadores de América debería posponerse. ¿Los motivos?, razones de estricta seguridad.

Lée también La peor noche de Nicolás Capaldo la sufrió en Núñez

El cotejo entre Boca y River está pautado para el próximo 22 de octubre, a las 21:30 horas, en el Estadio Alberto J. Armando. Cinco días después, el 27, son las elecciones presidenciales. El gobierno, ha puntualizado que el encuentro definitivo entre los clubes, deber llevarse a cabo después de la elecciones, el día 29.

La premisa, surge fundamentalmente por motivos de seguridad nacional. El máximo ejecutivo teme que ocurran acontecimientos violentos similares a los que se vivieron en la Copa Libertadores 2018, cuyas consecuencias pueden afectar la actividad electoral.

En la primera semifinal que se disputó en el Monumental, el pasado 1 de octubre, River derrotó por 2 a 0 al Xeneize. Macri cree que cualquier resultado en la próxima contienda pueda terminar en disturbios, y a su vez perjudicar las elecciones.

Sin embrago, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), mantiene firme su calendario. Por ahora, el encuentro se disputará tal como se estableció en un principio, el 22 de octubre, una semana antes de los comicios electorales. En todo caso, la Conmebol Libertadores es la única autorizada para modificar la fecha.

Ese día, se definirá quién avanzará a la esperada final. El ganador se medirá con Gremio o Flemengo, que igualaron en la ida por 1 a 1.

Lée también VER a BOCA en vivo y en DIRECTO

Para mantenerte informado con todas las noticias de Boca Juniors podés seguirnos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook) o mantenerte informado en nuestro Canal de Telegram.