Si hay un jugador que en este momento tiene un futuro complejo en Boca Juniors, es sin lugar a duda el colombiano Wilmar Barrios. Si bien, en su momento, fue un astro y una de las adquisiciones estelares del xeneize, hoy por hoy las cosas han cambiado, específicamente después de la derrota sufrida ante River Plate el año pasado en la final de la Copa Libertadores.

Ocurre que éste fue expulsado durante dicho partido. Esto no pudo evitar convertirse en foco de controversia en diversos sectores de la comunidad boquense. Ante tal cuestionamiento de su juego, las cosas tomaron un tinte negativo para la situación del jugador en el mercado de pases.

Se decía que el jugador aspiraba a irse a Europa. Específicamente, existía el rumor de que el Tottenham inglés lo tenía en la mirilla, así como también el Everton. Al final, la única oferta formal que recibió el jugador, de dicho continente, provino del Lille fránces.

La oferta presentada por el “cafetero” fue de 15 millones de dólares. Bien pudo realizarse, de no ser porque la dirigencia de Boca se negó de facto a aceptar dicha cantidad y exigió más dinero por el jugador.

Por otra parte, la reciente llegada del también colombiano, Jorman Campuzano, probablemente llegue a crear un ambiente tenso de rivalidad entre ambos jugadores, ya que tendrían que disputarse la titularidad en la misma posición.

El otro equipo europeo que ha mostrado intéres por el colombiano, pese a la derrota en la copa, ha sido el Valencia de España. Sin embargo, aquí la situación es cerrada no por la directiva xeneize, sino por el propio jugador, quien aspira a traspasarse un equipo que le suponga un reto mayor.

Pese a que el Valencia tiene una historia respetable en la liga española, actualmente no está en su mejor momento, posicionándose en el puesto 11 en la tabla de clasificación.

El otro punto complejo de Barrios en el mercado de pases recae directamente sobre la directiva. Y es, en palabras sencillas: Boca no quiere dejar ir al jugador. “Tiene una cláusula de 23 millones de euros netos, son más de 30 millones de dólares. Es un jugador que el club lo da dentro de los titulares, y es intransferible. Si cae algún equipo y pone la plata, no tengo mucho que hacer, sólo hablar para tratar de que se quede”, declaró Angelici.

Con las declaraciones del presidente queda claro que una salida del cafetero no es ni remotamente inminente, pero tampoco es una posibilidad que pueda descartarse de lleno. No obstante, en caso de que la posible rivalidad con Campuzano afecte su titularidad o un cambio en el panorama sobre la valoración técnica del futbolista atraiga nuevas ofertas, cualquier cosa puede pasar.