En la conferencia de prensa posterior a la goleada a Jorge Wilstermann, Gustavo Alfaro, entrenador de Boca Juniors, soltó una serie de declaraciones que levantaron una polémica en los medios. Esto debido a que confesó que “no disfruto el cargo”, debido a que es un “soy obsesivo y me gusta ganar siempre. No es fácil ser técnico de Boca“.

 

No disfruto el cargo, quizá lo haga con el tiempo o cuando no esté más en el club. Soy un obsesivo y me gusta ganar siempre”,mencionó Alfaro en declaraciones para Télam, luego de finalizado el partido que culminó con un 4-0 a favor de los xeneizes, gracias a los goles de Bebelo Reynoso, Darío Benedetto y Mauro Zárate (este último en dos ocasiones).