En la revancha de la semifinal por la Copa Libertadores, Boca Juniors inició el partido contra River muy enérgico y con mucha garra en busca del gol. A los 20 minutos de la primera parte, ya había generado peligro con dos jugadas de Alexis Mac Allister.

Lée también ¿Los últimos partidos de Gustavo Alfaro al frente de Boca Juniors?

Sin embargo, fue en el minuto 21 cuando Eduardo Salvio convirtió el primer gol para el Xeneize. Llegaron los gritos, aplausos y emociones, tanto del plantel como de la hinchada. En solo segundos fueron truncados, cuando el juez principal, Wilton Sampaio lo anuló.

Durante la jugada hubo una supuesta mano, que a diferencia de otros partidos, esta vez si existió. Una vez más, el hijo del Colo generó peligro con un tiro libre que saltaron a cabecear en el centro, Wanchope y Emmanuel Mas. El esférico no cayó directo al suelo, primero, rebotó en el brazo de Mas y luego a los pies de Salvio, que al recibirlo, con un zurdazo lo mandó al pórtico de Armani.

De inmediato y sin solicitar la participación del VAR para la revisión de la jugada, Sampaio anuló el tanto del Xeneize, y con el, la primera oportunidad del equipo de Alfaro.

Lechuga post partido, referente a la invalidación del gol, declaró: “Son dos rebotes de cabeza, y no tiene la intención de jugarla con la mano. El árbitro no estaba como para verla con precisión y podría haber anulado la jugada en el VAR”.

La normativa de la FIFA es muy específica: no puede convalidarse un gol que provenga de una mano sin importar la intencionalidad. Todo Boca reaccionó hacia el árbitro, reclamando la jugada, pero el juez brasileño mantuvo firme su decisión.

Lée también Superliga Argentina designó árbitro para el encuentro ante el Club Atlético Lanús

Para mantenerte informado con todas las noticias de Boca Juniors podés seguirnos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook) o mantenerte informado en nuestro Canal de Telegram.