Finalmente, luego de varios días de idas y vueltas, el central paraguayo Gustavo Gómez no vestirá la camiseta azul y oro.

El Milan le puso fin a la novela de cada mercado de pases. Desde que Guillermo Barros Schelotto es el DT de Boca. El Rossonero no quiere negociar al defensor por un préstamo. Sino que quiere concretar una venta, y, de ser posible, que continúe en el mercado europeo.

En el medio de la discusión por el pase de Gómez, se metieron el Udinese de Italia y el Flamengo de Brasil.

A pesar del interés del último subcampeón de la Copa Sudamericana, corre con ventaja conjunto italiano. Ya que en la negociación entraría el mediocampista nacido en República Checa, Jakub Jankto. El Milan ya había puesto los ojos en este talentoso joven tasado en 25 millones de euros. El acuerdo podría cerrarse esta semana.

Con la baja del paraguayo confirmada, el Xeneize iría a la carga por Lisandro López. Esta es la opción B de este mercado de pases. El central argentino defiende actualmente la camiseta del Benfica en la liga de Portugal.

Al ex Arsenal de Sarandí también es buscado por River Plate en caso de que Maidana emigre hacia el fútbol de la MLS. 

Si la dirigencia de Boca no actúa con rapidez para cerrar el pase de López, Guillermo podría quedarse sin el pan y sin la torta.

¿Son buenos suplentes Santiago Vergini y Juan Manuel Insaurralde para afrontar la Copa Libertadores? 

Gustavo Gómez nunca demostró su interés por jugar en Boca Juniors y la resolución de esta novela se podía dilucidar hace rato.

Guillermo tiene la tarea de terminar de acentar la dupla central titular conformada por Paolo Goltz y Lisandro Magallán. Daniel Angelici tendría que hacer un esfuerzo por contratar a Lisandro López y el jugador también debería esforzarse por resignar dinero y reforzar el plantel Xeneize.

El transcurso de la semana será clave para el arribo, o no, del defensor central.