El brasileño Ronaldinho, los españoles Andrés Iniesta y Xavi Hernández y el uruguayo Luis Suárez fueron los mejores socios futbolísticos de Lionel Messi durante los más de 16 años en el primer equipo de Barcelona.

En el medio también pasaron los brasileños Dani Alves y Neymar, quienes acompañaron la exitosa etapa de Messi en el equipo catalán, del cual decidió irse a los 33 años con una comunicación formal enviada hoy a las oficinas del club.

Ronaldinho fue el primero que adoptó al joven e intrépido rosarino que el 16 de noviembre de 2003 debutó en la primera de Barcelona con apenas 16 años y 145 días en un amistoso ante Porto en Lisboa, justamente la ciudad que fue testigo del último partido de Messi.

Para las estadísticas, Messi y Ronaldinho compartieron 80 partidos pero quedará para siempre grababa la imagen de Messi subido a la espalda de Ronaldinho luego de convertir su primer gol el 1 de mayo de 2005 (ya con 17 años) ante Albacete por la fecha 34 de la temporada 2004/05.

Tres años después, a mediados de 2008 y en simultáneo con el arribo de Josep Guardiola como entrenador, Ronaldinho se fue a Milan de Italia y le dejó la camiseta número 10 a Messi.

De la mano de “Pep” Guardiola se gestó una de las mejores sociedades futbolísticas de la historia integradas por tres futbolistas surgidos de La Masía: Iniesta, Xavi y Messi.

Junto a los talentosos mediocampistas, Messi protagonizó una de las mejores etapas del club con la conquista de cuatro Ligas de Campeones y ocho títulos de liga, entre tantos otros.

De hecho, desde la partida de Xavi e Iniesta, Messi nunca pudo volver a levantar el trofeo de la “Champions”.

Con Xavi, quien sonó para volver al club como entrenador, el crack argentino completó 399 partidos y entre ambos participaron de 44 goles: 35 del rosarino y 9 del español.

Los números con Iniesta son similares ya que jugaron juntos 489 encuentros y entre los dos armaron 56 goles: 44 de Messi con pases del “cerebro” y 12 del actual jugador del japonés Vissel Kobe con asistencias de la “pulga”.

En 2008 también arribó a Barcelona el lateral derecho Dani Alves, otro brasileño que tuvo un rápido entendimiento con Messi pero desde otra posición en la cancha.

Con el actual jugador de San Pablo, Messi compartió 349 partidos y entre ambos participaron de 48 goles. Uno de ellos fue en la final del Mundial de Clubes de 2010 ante Estudiantes cuando Alves envió el centro para el recordado gesto técnico de Messi de mandar la pelota la red con el pecho.

A mediados de 2013, un año después de la salida de Guardiola, Barcelona contrató al brasileño Neymar, un joven de 21 años que brillaba en Santos.

La química con Messi fue instantánea tanto adentro como afuera de la cancha.

Con “Ney”, el capitán del seleccionado argentino jugó 161 partidos y en total fabricaron 56 goles, de los cuales 36 fueron de Messi con asistencias del brasileño.

Un socio de Messi que no tuvo tanta trascendencia fue el delantero Pedro, con quien jugó 270 encuentros y participó de 54 goles.

En julio de 2014 se unió a Barcelona el uruguayo Luis Suárez, con quien Messi y Neymar formaron el temible tridente de ataque “MSN” por las siglas de los tres sudamericanos.

El ex Liverpool fue el último y el mejor socio de Messi en el club catalán ya que hasta la catastrófica derrota ante Bayern Múnich por 8-2 en Lisboa por los cuartos de final de la Liga de Campeones jugaron 258 partidos juntos.

Messi y Suárez formaron una sociedad que armó casi cien goles (96 es la cifra exacta). El rosarino gritó 55 tantos con pases del oriundo de Salto y los 41 restantes fueron festejos del ex Nacional con asistencias del “10”.

Otro jugador que tuvo buena conexión con Messi en los últimos años fue el lateral izquierdo Jordi Alba.

Desde la temporada 2012/13, el ex Valencia jugó 301 partidos con Messi y lo asistió para 22 goles.

En el plantel actual de Barcelona también están activos dos de los tres jugadores que más veces compartieron cancha con Messi.

El volante Sergio Busquets jugó 523 partidos, lo sigue Iniesta con 489 y cierra el podio el defensor Gerard Piqué con 483 presencias.

El cuarto lugar está reservado para el argentino Javier Mascherano, con 413, pero se suman los partidos juntos en el seleccionado nacional.

El camerunés Samuel Eto’o (105 partidos y 24 goles en común) y el chileno Alexis Sánchez (117 encuentros y 24 goles en común) también tuvieron buen entendimiento con Messi.

Entre los compañeros más rutilantes de Messi durante su carrera en Barcelona aunque sin tanto éxito también se pueden destacar los pasos del sueco Zlatan Ibrahimovic (42 partidos y 10 goles en común) y el francés Antoine Griezmann (41 encuentros y apenas 6 entre los dos).