El día de ayer se disputó el tan esperado primer partido de la temporada. No sólo estaban en juego los primeros puntos para la tabla de clasificación, sino que también se trataba del primer partido de la era Alfaro. Por tanto, la relevancia del partido estaba por las nubes.

Sin embargo, pese a las expectativas, las cosas fluyeron sin pena ni gloria. Un empate en el marcador fue el resultado final que dejó a la hinchada con ganas de más acción. Fue en este escenario donde el Pipa Benedetto logró consagrarse con el respeto de la afición, al ser el artífice del gol de la igualada en un terminante minuto 78.

“Veníamos a buscar el triunfo, hay que corregir cosas y seguir trabajando”, expresó luego del partido. Además, sobre el trabajo de Alfaro mencionó que “El DT va probando y rotando”. Todo ello bajo una actitud que dejaba en claro que el empate no dejaba al jugador con una desilusión.

Este resultado de Pipa en la cancha no es realmente una sorpresa para el xeneize. Lo cierto es que el futbolista ha mostrado un crecimiento importante desde su llegada al club en 2016. Hasta el punto en que se convirtió en pieza clave para que Boca pudiera agenciarse el triunfo en el bicampeonato bajo la tutela de Guillermo Barros Schelotto.

No obstante, una grave lesión lo dejó fuera de juego por un tiempo considerable y su regreso no estuvo exento de controversia. Pero con la actuación de hoy quedó claro que todavía tiene mucho para dar en el campo de juego.

Cabe destacar que, en este momento, sus estadísticas son de 41 goles en 57 partidos, una cifra ciertamente respetable. Aun más si se toma en cuenta que desde cuando Martin Palermo colgó la casaca número nueve, no ha habido en la historia boquense, otras estadísticas iguales. De forma que no queda ninguna duda, si se mantiene por esta senda, Benedetto quedará inmortalizado como una de las más grandes leyendas que han formado en el conjunto azul y oro.