La llegada de Nico Burdisso a Boca Juniors vino marcada por un cambio flagrante en la dirección del equipo. En primer lugar, eligió a Gustavo Alfaro como reemplazo de Guillermo Barros Schelotto. Posteriormente ha influido en las recientes salidas e incorporaciones del equipo, así como en las que parecen estar por venir. El día de hoy ha decidido darle un cambio al equipo que nadie se esperaba al finalizar el contrato del, hasta hace poco coordinador infanto-juvenil de la institución, Claudio Vivas.

Si bien Vivas tenía contrato con Boca hasta diciembre de este año, parece ser que Burdisso no estaba contento con el trabajo desempeñado por el coordinador desde el año 2017, momento en el cual reemplazó al anterior coordinador Jorge Raffo.

Dicha decisión no ha venido sin compañía. Jorge Bermúdez, ex defensor del club, apoyó públicamente a través de su Twitter la decisión de Burdisso, con unos comentarios que dejan la imaginación abierta a especular las razones del despido.

El camino de identidad propia y sentido de pertenencia inicia con tener dentro del club gente que ame los colores y que no este solo de paso en @BocaJrsOficial. Apoyo las decisiones de Burdisso y ojala estas no sean valoradas solo con resultados deportivos.

— jorge bermudez (@patronbermudez) January 18, 2019

Hasta ahora no hay una confirmación oficial por parte de Burdisso con respecto a los motivos por las cuales se efectuó el corte de contrato. Lo que sí se está rumoreando es el nombre del posible sucesor de Vivas: Oscar Regenhardt. ¿La razón? Resulta que Regenhardt trabajaba como coordinador en Patronato, hasta el día de ayer, momento en que abandonó dicho cargo.

En vista de las circunstancias, todo parece señalar que los cambios planeados por Burdisso van mucho más allá de una renovación de la plantilla y el entrenador boquense. El director deportivo parece querer reestructurar el club incluso en los niveles formativos inferiores. No resulta demasiado descabellado pensar que el “colorado” sea el elegido para dicha misión. Esto se debe a que ya trabajó durante 17 años en las filas inferiores de Boca. Hasta su despido en el año 2012, alcanzó a ver la transición de varios jugadores que lograron llegar al nivel superior. Sin duda el hombre indicado para darle un nuevo giro fresco al xeneize ante las ambiciones de Nico.