Muchas dudas se suscitaron sobre la formación para el duelo de vuelta de los cuartos de final por la Copa Libertadores. El debate se generó en relación a la participación de Carlos Tevez, Ramón Ábila y Esteban Andrada.

Lée también Las incidencias del encuentro entre Boca y la Altura de Quito

No estaba claro si la idea de Lechuga era preservar a Tevez y a Sabandija para que se perfilaran para el Superclásico contra River el próximo domingo 1ero de septiembre. A Andrada le correspondía descanso, y por ello, le dió cancha en los entrenamientos a Marcos Díaz.

El Otro dilema de Alfaro era si le daba entrada a Wanchope Ábila. Ramón, actualmente está al límite con las amarillas, con una más, será suspendido y se perdería el Superclásico. Ábila recibió las dos amonestaciones en los partidos de octavos disputados ante el Club Atlético Paranaense.

Lée también Copa Libertadores: Conmebol designó árbitro para el encuentro ante la Liga Universitaria de Quito

No obstante, Lechuga manifestó su punto de vista a los medios: “Lo único que tengo que hacer es clasificar a Boca a las semifinales. Más allá de que venga el clásico, primero está pasar a las semis”.

“Cualquier cosa que yo haga que atente contra esto, sería un acto de inmadurez de mi parte. Una vez que cerremos la clasificación empezaremos a pensar y a diagramar el superclásico”.

Finalmente, Esteban Andrada, Wanchope Ábila y Carlos Tevez figuraron entre los once el pasado miércoles 28 de agosto. Lechuga logró su cometido, Boca quedó clasificado en las semis. Sin embargo, al Xeneize le costó la salida de dos jugadores ques se lesionaron durante el encuentro: el Toto Salvio y Ramón Abila.

Lée también ¿Jan Hurtado, el primer venezolano en jugar un Superclásico?

Con lo sucedido, Alfaro le dió la razón a las fuertes críticas que recibió días antes del encuentro.

La encuesta

Ante el debate que generó la decisión de Lechuga, y lo mal que resultó por las lesiones de Salvio y Ábila, el diario Olé realizó una encuesta para conocer la opinión de los hinchas sobre la decisión de Alfaro al poner en riesgo a los futbolistas.

De 24 mil votaciones aproximadamente, el 53% respaldó la decisión de Alfaro de arriesgar a los titulares para el encuentro de vuelta ante la U, a pesar de la ventaja por 3 a 0 que logró como visitante. “Si hubiésemos quedado eliminados, ¿de quién era la culpa? ¿Quién era el culpable si cambiaba al equipo y perdíamos 3-0?”, dijo el técnico luego del encuentro.

El 47% restante no estuvo de acuerdo con la desición del DT.