La directiva xeneize ha estado jugando sus cartas de formas inéditas. Eso ha quedado bastante claro con sus últimos movimientos en el mercado de pases. Pero, en esta ocasión, ha realizado una transacción que no sopesaba ni siquiera como un rumor.

Gastón Ávila, un juvenil de 17 años proveniente del Rosario Central, ha sido la más reciente incorporación del club de la Ribera. Se trata, como bien fácil se intuye, de una apuesta con pensamientos totalmente enfocados en el futuro.

Supercopa Argentina: El once de Gustavo Alfaro ante Rosario Central

Ávila es completamente una promesa que apenas está dando sus primeros pasos en el mundo del fútbol. Ni siquiera había firmado su primer contrato formal con el club rosarino. Debido a esto, su traspaso a Boca estuvo a punto de realizarse sin soltar una moneda. No obstante, al final se acordó la venta por la millonaria suma de 5 millones de dólares.

¿Pero quién es realmente Gastón Ávila? Aun cuando apenas esté empezando su carrera, el argentino ya ha ido trazado un historial que justifica las razones por las cuales Boca decidió fijarse en él. Resulta que para el año 2018 se consagró campeón en la selección argentina sub20, durante el torneo L’Alcudia, bajo la dirección técnica de Lionel Scaloni.

Además, durante su estadía en el Canalla, fue capitán de la sexta y séptima división. Del mismo modo, en su historial familiar se Ezequiel “Chimy”, jugador del Huesca de España que en el pasado debutó en San Lorenzo.

Historial entre Boca Juniors y Rosario Central

Estadísticamente tampoco luce nada mal. Puesto que se trata nada más y nada menos  que de el defensor con más goles en las inferiores de Central: 32 goles anotados en 92 partidos. Cifra bastante prometedora tratándose de un defensa juvenil.

Por otra parte, el diario argentino La Capital asegura que el exrosarino “es muy rápido marcando y se destaca en el juego áereo. Además tiene buena pegada en los tiros libres y una gran eficacia en los penales”.

¿Dará la talla en Boca Juniors? Está por verse. Lo cierto es que no se trataría de la primera ocasión en que la directiva xeneize apuesta por un jugador de las filas inferiores. Hace no demasiado sucedio lo mismo con Gonzalo Maroni, proveniente de instituto. De todas formas, en primera instancia, Ávila no incorporará al plantel de Boca de primera división, de manera que sólo se podrá juzgar el rendimiento del jugador en un futuro remoto.