El día de ayer dio inició el esperado debut de Gustavo Alfaro como entrenador de Boca Juniors. Lejos de lo que apuntaban las expectativas, el partido amistoso acabó en un 2-0 en casa que dejó un mal sabor de boca estando cerca de la entrada a la Superliga Argentina.

Augusto Lotti, marcando un doblete, fue el ariete que logró traspasar las defensas boquenses, en el partido que se disputó en Mar del Plata, dentro del estadio María Minella.

Pese a lo desilusionador del asunto, Alfaro logró mostrarse bastante optimista tras finalizar el partido. Sin embargo, reconoció que “tenemos cosas por corregir, lo único que queda es trabajar”, dejando en claro empezar el año con mal pie no implica que no se van a encontrar soluciones para los partidos venideros.

Con respecto al tema del rendimiento de los jugadores, mencionó que “hoy el equipo estuvo desordenado, impreciso. Hubo cosas de conjunto que terminaron afectando los rendimientos individuales”. Ciertamente algo que estuvo claro a lo largo del partido, puesto que a mitad de cancha el manejo de pelota no fue el mejor y tanto al Pipa como a Tévez no les llegaron suficientes pases.

Por parte del equipo, llegó a sentirse la frustración ante un rendimiento que prometía más. El más claro ejemplo lo dio Darío Benedetto, quien espetó en el campo de juego “no se puede jugar tan mal”.

Ante estas actitudes, Alfaro tampoco se mostró frustrado, alegando que “sé que el rendimiento no fue el esperado, pero estoy tranquilo porque los jugadores tienen las cosas claras”. Esta mentalidad positiva incentiva al conjunto xeneize a levantar la cara. Noticia que contribuye a elevar los ánimos de cara al futuro.

Sin duda es un momento rudo para los xeneizes, pero la serenidad de Alfaro es clave para el porvenir del equipo. Este domingo será el próximo partido de pretemporada. Queda claro que, con los últimos sucesos, éste resultará un partido determinante e interesante. No sólo porque se verá sobre la cancha si los errores han sido corregidos, sino porque es una oportunidad de oro para que Boca Juniors vuelva a tomar vuelo.