El director del equipo alemán, Joachim Löw, negó la existencia de racismo de cualquier tipo en la selección alemana antes o durante el Mundial de Rusia-2018, en respuesta a lo manifestado por el ex jugador Mesut Özil en el momento que anunció su retirada en el pasado mes de julio.

El seleccionador de Alemania aseguró mediante una rueda de prensa en Múnich que desde que se encuentra en la Federación Alemana, nunca hubo una forma de racismo hacia sus participantes en el equipo nacional y que siempre han sido identificado con sus valores.

Mesut Özil se marchó de la selección alemana luego de que esta atravesara una estrepitosa pérdida en el Mundial reciente. No obstante, unas semanas antes del torneo, el jugador del Arsenal se vio envuelto en críticas luego de unas fotos en las que había posado al lado del presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Cabe destacar que Özil fue criado en el seno de una familia procedente de Turquía.

Mediante un comunicado de cuatro páginas, el ex jugador de Alemania anunció su retirada internacional, acusando al presidente de la Federación Alemana de FútbolReinhard Grindel de racismo.

Löw admitió este miércoles que no ha tenido contacto alguno con Özil desde entonces. “El jugador no me llamó él mismo. Normalmente los jugadores lo hacen cuando deciden retirarse (de la selección)”, manifestó el director de la selección, destacando que fue el representante del jugador quien lo hizo.

Asimismo, Joachim Löw agregó que ha tratado de mantener contacto con él mediante llamadas y mensajes de texto pero no ha tenido respuesta alguna.

Durante un largo análisis acerca del Mundial, el entrenador alemán admitió que la polémica del caso de Özil y de Ilkay Gündogan quien también posó con el presidente turco, fue “subestimada” y según él “esa historia nos restó fuerzas y afectó a nuestros nervios”.

También añadió una autocrítica, admitiendo cierta “arrogancia” en su voluntad de que su equipo hiciera el juego perfecto durante la temporada del Mundial.

Fuente: France 24