Comienza la temporada y Lionel Messi sigue maravillando al mundo. Con o sin Cristiano Ronaldo en la otra vereda, el argentino sigue demostrando día a día que es el mejor de todos, por lo menos en España no hay nadie quien pueda competirle y mucho menos al FC Barcelona con él en sus filas.

Con doblete de Messi más otro gol del brasileño Phillipe Coutinho, el FC Barcelona derrotó 3-0 al Club Deportivo Alavés en el Camp Nou en un partido correspondiente a la Primera Jornada de la La Liga Santander, primera división de España. Después de un primer tiempo complicado, donde el conjunto blaugrana no logró vulnerar el arco defendido por Pacheco.

El cambio en la segunda mitad

En la segunda mitad, con los cambios realizados por Ernesto Valverde, el Barcelona encontró mucho más comodidad en el desarrollo sobre todo con el ingreso de Coutinho por Semedo y el retraso de Sergi Roberto a la zona del lateral derecho. Con dicho movimiento ganaron agresividad, tanto en la movilidad de la pelota como desde el disparo de larga distancia con la pegada del brasileño.

Con el Barcelona encima, el Alavés no pasaba la mitad de cancha y soñaba que Sobrino, única punta, pudiera pescar una pelota y marcar la diferencia de manera unipersonal. El 0-0 se mantenía y todo era preocupación en un Camp Nou que no estaba a toda su capacidad. Hasta que apareció el 10. El mejor de todos que, en una obra de arte, abrió el marcador y terminó derrumbando todo el trabajo de Abelardo, entrenador del conjunto visitante. UN tiro libre por debajo de la barrera que dejo sin reacción a todo el conjunto rival.

Después los otros goles terminaron entrando por si solos. Coutinho marcaría recibiendo en el costado y definiendo imposible para el arquero y, el mismo Messi, terminaría marcando el tercero después de ciertos rebotes en el área.

Con la victoria, el FC Barcelona debuta con una victoria contundente en la Liga y demuestra que sigue siendo ese equipo temible que levantó el trofeo la temporada pasada y que tiene la intención de volverlo a hacer. Con Messi en ese estado de forma, es imposible detener al conjunto de Ernesto Valverde.