Pese a la lesión del central argentino Carlos Izquierdoz, quien salió temprano el último encuentro ante Estudiantes de la Plata por la segunda jornada de la Superliga Argentina, en Boca Juniors todos están felices.

En el entrenamiento de la mañana de hoy, Fernando Gago y Darío Benedetto hicieron fútbol con sus compañeros. El volante y el delantero participaron en un partido informal junto al resto de plantel y ahora tienen más chances sumar minutos ante Huracán, aunque todo depende de Guillermo Barros Schelotto, por la tercera jornada de la Suerliga Argentina.

Tras perder el liderato de la liga después de 616 días, Boca Junior recibe muy buenas noticias pensando en el campeonato nacional y en la Copa Conmebol Libertadores,  donde Boca Juniors enfrentará a Libertad de Paraguay en el partido de vuelta de los octavos de final después de que en la ida ganará 2-0 con goles de Ramón “Wanchope” Abila y Mauro Zárate.

La idea, o por lo menos se filtra desde el cuerpo médico del equipo, es que ambos jugadores se recuperen en su totalidad antes de ver minutos con el primer equipo.

En el caso de Gago se está recuperando de un desgarro en el isquiotibial derecho,  mientras que a Benedetto le aquejó una tendinitis aquileana en la rodilla derecha.

¿Un problema para Guillermo?

Con el regreso de Gago y Benedetto, El entrenador argentino contará con dos jugadores pontecialmente titulares. El volante y capitán es uno de los mejores jugadores en su posición a nivel sudamericano,  lo que le daría la opción de ser titular cuando esté al 100%.

Por el lado de Benedetto, el atacante, antes de la lesión, fue el máximo goleador del equipo y la referencia principal. Con su regreso, y ante el momento de Ábila, el entrenador tendrá que tomar una decisión complicada de cara al final de la temporada.