Con goles de los españoles Pedro Rodríguez, Álvaro Morata y Marcos Alonso, el “Spanish” Chelsea FC derrotó 3-2 al Arsenal en un partido correspondiente a la segunda jornada de la Premier League de Inglaterra. Las anotaciones del conjunto Gunner las hicieron el armenio Henrikh Mkhitaryan y el nigeriano Alex Iwobi.

En una de las tantas versiones del Derby de Londres, el conjunto de Maurizio Sarri fue ampliamente superior a los dirigidos por Unai Emery,  quienes a su vez fallaron muchas oportunidades de peligro en las botas de Aubemayang y Özil,  goles que terminaron siendo necesarios en un partido complicado.

Dominio y victoria

Con buen dominio de la pelota, muy buenos movimientos y mecanismos mucho mejor aceitados, Chelsea consiguió gobernar buena parte del encuentro pero, a su vez, sufrió cuando el Arsenal utilizó las bandas para hacer daño y en el momento que el partido entró en esa dinámica Premier League. Cualquier cosa puede pasar en ese momento. Detalle que Sarri tiene que aceitar si no quiere sufrir todos los partidos hasta el final.

Pero, pese a todo, el conjunto Blue encontró el premio post tanto dominio del partido con ese gol de Marcos Alonso, el mejor jugador del partido con gol y asistencia, en el último tramo del partido. Otro nombre destacado fue el de César Azpilicueta, quien asistió a Morata en el segundo gol, y que fue prácticamente impasable en la por su costado.

Con la victoria, Chelsea termina la jornada como uno de los líderes de la tabla con puntaje perfecto (seis puntos de seis disputados) y con la sensación de que ha logrado comprender y ejecutar la idea del nuevo entrenador muy rápido. Todo lo contario con el Arsenal que, a su vez, terminará en uno de los últimos puestos de la tabla con cero puntos y con muchas dudas en el entorno. Emery todavía no consigue engranar el sistema ni poder demostrar que quiere para su equipo. Todavía está muy lejos de los principales candidatos al título de la Premier League.