En el Santiago Bernabéu contra el Getafe, el Real Madrid comienza la carrera por su principal objetivo,  o por lo menos eso fue lo planteado por el español Julen Lopetegui, quien debutará de manera oficial en el mítico estadio de la capital española.

Después de la derrota en la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid, el conjunto merengue comienza el camino hacía el dominio de LaLiga Santander,  una competencia que premia a la regularidad. Sin Zinedine Zidane ni Cristiano Ronaldo, parece que el Real Madrid deberá encontrar en el juego ese plus que lo transforme en un equipo que pueda salir semana a semana por el triunfo y que pueda competir mano a mano contra el FC Barcelona de Lionel Messi y el Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone.

Nuevo comienzo

Teniendo en cuenta la Supercopa de Europa como evaluativo, el Real Madrid necesitará ajustar múltiples detalles defensivos y encontrar la continuidad en el dominio del juego con la pelota en los pies. En esta nueva era, parece que el merengue intentará ser dominante con la pelota al perder su principal arma en el ataque directo. Con nombres como Luka Modric, Toni Kroos e Isco Alarcón parece tener esa tarea bastante cubierta pero, el principal problema, yace en la zona de definición donde necesitan un delantero de área que pueda marcar la diferencia sin la necesidad de un contexto que le entregue muchas ventajas.

Ante el Getafe, el Real Madrid mostrará al mundo su nueva cara con una plantilla mucho más descansada y con todos los jugadores a la disposición de Lopetegui. Mañana comienza una nueva era en el actual tricampeón de Europa sin sus dos principales figuras pero con una nueva idea de juego que parece ser idónea para las estrellas que todavía se encuentran en el plantel. Mañana, ante un rival no tan complicado, podríamos ver los primeros compases de un nuevo equipo.