Después de un partido complicado ante su compatriota Stanislas Wawrinka, Roger Federer clasificó a las semifinales del Masters 1000 de Cincinnati, uno de los torneos más importantes que sirven como antesala al Abierto de los Estados Unidos,  que arranca en 10 días y donde intentará quitarle la corona al español Rafael Nadal.

El suizo, que tuvo que venir de atrás para derrotar por 6-7, 7-6 y 6-2 a Wawrinka en un poco más de dos horas (2:17), enfrentará en semifinales al belga David Goffin,  número 11 en el ranking de la ATP y que viene de derrotar por 7-6 y 7-6 al argentino Juan Martín Del Potro, en búsqueda de su séptima final en Cincinnati,  las cuales ha ganado todas.

Por una nueva final

Contra Goffin, Federer tiene record de 6-1 a favor con tres triunfos en el torneo de Basel (2014, 2015 y 2017), una en Roland Garros (2012), una en el Australia Open (2016) y una en Halle (2016) pero, esa única derrota fue en el último partido entre ambos, justamente en las semifinales del ATP World Tour Finals disputado en Londres,   donde el belga ganó por 2-6, 6-3 6-4. El suizo quiere venganza y tiene sed de trofeos.

En el otro partido de las semifinales, que se disputará en la tarde de Estados Unidos, enfrentará al vigente campeón de  Wimbledon y décimo preclasificado del torneo de Cincinanati, Novak Djokovic y a Marin Cilic,  séptimo clasificado del torneo y uno de los favoritos a levantar el título en Nueva York en unas semanas. Un verdadero partidazo.

En el “Head to Head”, el serbio es ampliamente superior con un record de 14-2 a su favor pero con el asterisco de que el croata ha ganado los dos últimos duelos entre ambos (Cuartos de final en Roland Garros 2016 y en la final de Queens) y Djokovic no lo derrota desde el US Open 2015. De ganar, Djokovic clasificará a su sexta final en este torneo pero que, a diferencia de Federer, todavía no sabe lo que es ganarlo. Una cuenta pendiente para el serbio.