Con goles de Dani Carvajal y Gareth Bale, el Real Madrid derrotó 2-0 al Getafe en un partido correspondiente a la primera jornada de La Liga Santander, primera división del balompié español. Más allá del resultado corto, el conjunto merengue fue ampliamente superior a su rival,  a quien dominó muy bien con la pelota y lo minimizó hasta el extremo de que disparó por primera vez al arco al minuto 90 ya con todo resuelto.

El debut ligero de Julen Lopetegui como director técnico merengue tuvo una nota muy alta en comparación a lo que se notó en la Supercopa de Europa,  donde se vio buenos pasajes de juego pero no de manera constante. Aquí analizamos las claves del primer partido de la  competencia para el Real Madrid:

Toni Kroos

El alemán fue sin duda alguna duda el mejor jugador del partido,  por lo menos en la zona de gestación blanca. Kroos fue, como vértice trasado del triángulo del mediocampo, el organizar del equipo con la pelota y el gestor principal de la salida limpia desde el fondo apareciendo dentro de los centrales y hasta cayendo en zonas laterales para darle una opción viable a Kerlo Navas.

Se mantuvo siempre frente la media luna del arco propio hasta un poco después del centro del área en campo rival. Ahí recibió y gestionó todo entregando 117 pases precisos a sus compañeros y solo errando dos. Un dato revelador pero que explica cómo quiere jugar Julen Lopetegui y como cuaja Kroos en este nuevo modelo de juego blanco.

Gareth Bale

Dentro de un sistema sin Cristiano Ronaldo, el galés tiene la responsabilidad de darla calidad a la zona de definición blanca y ese desequilibrio necesario para superar repliegues bajos.

Con su buena, y muy veloz, conducción de la pelota y muy buenos toques a sus compañeros demostró que tiene lo necesario para ser el líder de este nuevo modelo. Se movió por todos lados para ser siempre una verdadera opción de pase. Como un líder debe hacer.

En cuanto a números, Bale entregó 30 pases precisos de 35 intentados y tres disparos al arco defendido por Soria.

Presión post perdida

El Real Madrid de Julen Lopetegui está construido bajo el concepto de defenderse con la pelota y presionar con muchos jugadores post la perdida de la pelota.

Sin Casemiro, habilidoso en la presión en campo rival, el merengue recuperó mucho en campo rival y pudo generar muchas oportunidades a raíz de esas recuperaciones. Buenas noticias para Lopetegui que el equipo está encontrando comodidad en uno de los conceptos más importantes dentro de su modelo.

Defender con la pelota

Como dijimos previamente, Lopetegui intenta promover defender con la pelota en posesión. Contra el Atlético de Madrid, el merengue no logró defender bien en retroceso y sufrió mucho cuando el rival encontraba a Diego Costa en largo. La intención, por lo menos en estos primeros compases, es que el rival tenga menos opciones para generar esos contragolpes, al tener mucho menos la pelota, y cuando lo haga, con la presión post perdida, que cada intento de jugar en largo se ensucie o tenga que hacerse con el menor tiempo y espacio posible.

Marcelo y Carvajal

Los laterales fueron claves para fijar en los costados pero muy poca profundidad debido a que Asensio y Bale son quienes deben entregar esa variante de llegar al a raya final. Marcelo y Carvajal, de muchas intervenciones en el juego posicional, fueron claves tanto en el circuito como en la presión por esa zona.

El brasileño fue de los que más intervenciones tuvo con la pelota, 137, y el español, además de anotar el primer gol del encuentro, también tuvo bastantes intervenciones (102) positivas dentro de las posesiones blancas.