La holandesa Kiki Bertens sorprendió al mundo derrotando este domingo a la rumana Simona Halep, número uno del ranking de la WTA, por 2-6, 7-6 (8-6) y 6-2 para alzarse con el trofeo del Masters 1000 de Cincinnati,  uno de los torneo más importantes previos al comienzo del Abierto de los Estados Unidos.

Teniendo que venir desde atrás, después de perder el primer set, Bertens logró mejorar mucho su tenis y reponerse ante la mejor jugadora del circuito y principal favorita a ganar el último Grand Slam de la temporada en un partido que duro un poco más de dos horas (2:09). Hasta tuvo que regresar un punto de campeonato durante el tie break del segundo set. Pero, supo controlarse y ganar tres puntos seguidos para comenzar así su remontada final.

Bertens cerró una semana brillante

Después del partido Bertens,  de apenas de 26 años,  afirmó que era el mejor día de toda su carrera debido a que ganó en una superficie que no conoce tan bien. “Estoy orgullosa,  es una gran emoción sujetar el trofeo al final de la semana”,  agregó la holandesa,  quien le cortó una racha de nueve victorias consecutivas a Halep, quien venía de consagrarse en el Masters 1000 de Montreal hace una semana y que ya había perdido tres finales en Cincinnati.

Con este triunfo, la nacida en Wateringen ganó su sexto título como profesional en la WTA luego de sus victorias en Fes 2012 (Marruecos), Núremberg 2016 y 2017 (Alemania), Gstaad 2017 (Suiza) y Charleston 2018 (Estados Unidos).

Bertens, quien derrotó a Vanderweghe, Woznicaki, Kontaveit, Svitolina y Kvitova en rondas anteriores, culminó una semana maravillosa dejando en el camino a cuatro de las mejores diez jugadoras del ranking de la WTA,  confirmando que está capacitada para competir por el título en el Abierto de los Estados Unidos. Por otro lado, Halep se anotó para disputar el torneo en New Haden pero, ante el cansancio por la exigencia de los encuentros en las últimas semanas, podría decidir descansar para llegar al máximo de condiciones a Nueva York.