El ex líder de Pink Floyd, Roger Waters, no la pasó muy bien durante su show en San Pablo, pues luego de haber pedido resistencia ante el neofascismo del candidato Jair Bolsonaro, recibió burlas y abucheos en vez de aplausos.

Y es que el músico británico pensó que todos los asistentes a su concierto apoyarían su opinión contraria al neofascismo en el mundo. Durante su show sonó la canción “Another brick in the wall” interpretada por un coro de niños que lucían la palabra “Resist” en sus camisas mientras que en las pantallas se transmitían mensajes que decían: “Resist neo fascism”, “El neofascismo está creciendo por el mundo” y “#EleNao” ( Él No).

Además de estos mensajes se mostraba los nombres de líderes del mundo que aplican el neofascismo, como Le Pen, Kurz, Donald Trump y Bolsonaro.

“Ustedes tienen una elección importante en tres semanas, van a tener que decidir un próximo presidente. Sé que no es de mi incumbencia pero estoy en contra del resurgimiento del neofascismo alrededor del mundo”, exprosó el compositor.