El jugador Pablo Pérez siempre a tenido muy mala fama en el campo de juego, debido a sus actitudes temperamentales, y es raro que termine un juego sin que le saquen la amarilla. Esta vez la final que se llevó a cabo en el Estadio Santiago Bernabéu, Pablo no se fue liso.

La situación paso en el primer tiempo, minuto 41, cuando el jugador del Boca quiso quitarle el balón al jugador Enzo Pérez y lo hizo de una manera muy brusca, tanto que el jugador del Riverplate quedo tirado en el campo. Aunque la jugada transcurrió en cuestiones de segundos, la cámara lenta demostró que Enzo golpeo directo en la pantorrilla del otro jugador.

Finalmente el jugador obtuvo la tarjeta amarilla por parte del árbitro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here