Mediante una visita al programa Infama Recargado, Nequi Galotti expresó lo elegre que estaba por la recuperación de Bartolomé Mitre quien se encontraba internado en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento.

“Él está trasplantado (de un riñón) y tuvo una infección, primero respiratoria y después urinaria. Todas complicaciones de cuando se está inmunodeprimido por un trasplante. Fue complicado… Empezó en agosto, con los meses de pleno invierno y frío. Estuvo tres veces en terapia intensiva, y la última vez fueron 14 días”, contó Nequi respecto a los problemas de salud de su marido.

Hace dos semanas cuando realizaba un viaje a Salta para trabajar, recibió la llamada de los médicos anunciando el alta de su marido. Esta noticia le causó tanta emoción a Galotti que hasta lloró de alegría.

“Me llamaron para darme la buena noticia y lloré todo el viaje. Me tenía que vestir, maquillar y peinar y me costaba porque me di cuenta de que hace un montón de tiempo solo iba a mi casa, dormía y volvía al hospital. No podía hacer otra cosa”, reveló con entusiasmo.

“Tantos meses de cama hicieron que perdiera toda la masa muscular, así que ahora está internado en un centro de rehabilitación. Se para 20 segundos y lo festejamos toda la familia. Tiene mucha fuerza y voluntad. Estos días de G20 me la pasé con él viendo la tele porque no hubo actividad en el centro de rehabilitación, entonces me preguntó: ‘¿Cuándo nos vamos?’ Y le contesté: ‘Cuando camines con bastón’. No podés poner fechas con estas cosas…”, explicó Nequi.

Nequi y Bartolomé llevan 25 años como pareja y 18 años de casados. Tras este acontecimiento Nequi relató como fue sus historia con Bartolomé Mitre: “En un momento empezamos a darnos cuenta de que nos unían las cosas simples de la vida y cada vez estábamos más unidos y nos reíamos, nos divertíamos y pasábamos los buenos momentos. Yo disfrutaba a sus hijos y él a los míos y nos respetábamos enormemente. Un día me miró y me dijo: ‘¿Vamos a tener un hijo? Este amor merece un hijo’. Ese hijo es Santos”.

“Yo le contesté: ‘Bueno, no nos cuidamos‘. Tardó uno o dos años en llegar. Poco tiempo después del nacimiento (Bartolomé) me preguntó: ‘Pero en el colegio, ¿cómo vas a firmar?’ Le contesté: ‘No sé, Nequi Galotti’. Y él me dijo: ‘Bueno, entonces nos casamos'”, contó Galotti.