Luego de dos fuertes sismos ocurridos en la isla de Célebes, un tsunami causó estragos en la ciudad de Palu, Indonesia.

El primer terremoto, de magnitud 5,9,dejó un fallecido y varias construcciones civiles dañadas. Luego a las 17:44 hora local tuvo lugar el segundo sismo con magnitud de entre 7,4 y 7,7, el epicentro se localizó a 27 kilómetros al noreste de Donggala a 10 kilómetros de profundidad, dejando también una gran cantidad de viviendas destruidas.

Estos fenómenos naturales dieron lugar a un tsunami con olas de metro y medio y algunas alcanzaban los dos metros, las cuales produjeron estropicios en cuanto a la electricidad y medios de comunicación por lo que es difícil establecer un número exacto de fallecidos y el nivel de deterioro, así como también la imposibilidad de realizar actividades de rescate.

Indonesia registra anualmente  7.000 terremotos aproximadamente, la mayor cantidad de ellos son leves. Esto se debe a la gran actividad volcánica y sísmica de esa zona, pues este país se ubica sobre el denominado Cinturón de Fuego del Pacífico.