El conjunto merengue de España fue abatido en el campo por 3 goles propinados por Eibar, la cual representa la primera derrota del club desde que Santiago Solari estuviese asumiendo el rol como entrenador de los jugadores. Dicha derrota representa un punto débil y fuerte encara a lo que sería la disputa entre River y Boca por la final de Copa Libertadores, ya que se estarían viendo en el campo con quien resulte ganador entre estos equipos.